AÑO DEL OCHO: LA PAREJA SAGRADA

En la alquimia, ha de hacerse una gran obra interna en la que el fuego vital impulsa y transforma para purificar todo aquello que está fuera de la ley cósmica en nuestro interior. Es vuelta al diseño original desde el trabajo interno.

     Los alquimistas, custodios de sabiduría antigua, consideran que la obra individual de iluminación interna se hace en tres fases, cada una con una coronación; por lo tanto, el símbolo de la corona triple codifica el certificado en la propia trinidad.

   Aquí nos interesa la segunda fase, en el que sucede el matrimonio alquímico, se activa en uno mismo la pareja sagrada, la comunión y danza armónica del masculino y el femenino, que se suele representar con el ocho, con el infinito o con el Ouroboro de doble dragón o  serpiente, o la imagen que mostraremos más adelante en este artículo. Al hacer el matrimonio interior alquímico, se conecta con la abundancia.

          Recordemos que el Ouroboro es símbolo alquímico en el que un dragón configura un círculo al morderse la cola para guardar y custodiar el tesoro interno, al que solamente se llega al volver a conectar con la propia inocencia y pureza (el año siete), con el propio niño estelar «non nisi parvulis». Solamente así sucederá la transformación alquímica y tomará propios dones. Es el momento en que se une el cosmos en todos sus elementos.

         Este año 2024 es ocho, dragón, en el que, según Kryon, vamos a estar trabajando individual y colectivamente, si aceptamos el apoyo de luz, en sintonizar masculino y femenino interno con la esencia cósmica para activar en nosotros la reconciliación de la pareja sagrada interna, de las memorias lemurianas y atlantes y traer tanto su sabiduría y dones. Y para ello, es preciso la apertura del corazón.

Pero aquí vamos a centrarnos en el ocho en su forma alquímica, pues esconde secretos muy antiguos, que se remontan a sabiduría atlante.

         Esta es la posibilidad de proceso del año 2024, ocho, en que se ofrece mucha energía -incluso ya se activaron más dragones desde el 2023- en se ofrece mucha energía a fin de facilitar la alquimia interna y planetaria respecto a la reconciliación del femenino consigo mismo, el masculino consigo  mismo y el matrimonio alquímico. Una hermosa posibilidad y misión que ya habían procurado tanto Lemuria como Atlántida. Ahora es nuestro turno. Hemos vuelto para hacer esa integración. Aprovechemos la energía para evolucionar, integrar y avanzar en el camino del regreso al ser a fin de anclarlo y ofrendarlo a Gaia.

Añadir comentario

Comentarios

Ana Ofelia García Rodríguez
hace 3 meses

Hola, soy Ana, me gustaría hacer el curso para que me ayude a hacer el puzzle. Podría enviar toda la info, para el pago... Tarjeta... Paypal... Gracias